La industria petrolera privada cumple con sus compromisos contractuales y ha invertido más de 11 mil millones de dólares

thumb-comunicado-01

La industria petrolera privada cumple con sus compromisos contractuales y ha invertido más de 11 mil millones de dólares

  • La industria petrolera privada está comprometida con el país. Al día de hoy se han invertido más de 11 mil millones de dólares y existen compromisos contractuales por más de 36 mil millones de dólares en planes aprobados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).
  • Las empresas privadas han cumplido al 100% con los compromisos contractuales de inversión comprometida, programas mínimos de trabajo, perforaciones de pozos, avance en planes aprobados, incorporación de reservas y generación de conocimiento en los plazos establecidos.

Con base en datos de la CNH y como se informó en noviembre del 2019 en el documento “Vamos Bien: resultados y prospectivas de los contratos petroleros” presentado ante el Senado de la República y que se encuentra publicado en https://www.amexhi.org/wp-content/uploads/2019/12/20191206-vamos-bien.pdf, la Asociación mexicana de empresas de hidrocarburos (AMEXHI) destaca lo siguiente:

  • La industria ha ejecutado inversión y ha contribuido con el pago de contraprestaciones e impuestos al Estado Mexicano por un monto cercano a los 11 mil millones de dólares y se han aprobado planes por casi 37 mil millones de dólares.
  • La producción por contratos operados por empresas privadas al 1ro. de diciembre es de 47 mil barriles diarios de petróleo. Hacia el 2024 se prevé una producción estimada en 280 mil barriles diarios de petróleo.
  • Al día de hoy los operadores privados han perforado 67 pozos y 647 más se encuentran comprometidos en planes aprobados por la CNH.

Como se menciona en el documento referido, la evaluación de los beneficios de los contratos petroleros debe incorporar indicadores adicionales al volumen de producción, tales como inversión, pagos de impuestos y aprovechamientos, bonos a la firma, programas mínimos de trabajo, perforación de pozos, avance en planes aprobados, incorporación de reservas, generación de conocimiento, transferencia de tecnología y generación de empleo. Sobre todo, porque solo 29 de los 111 contratos firmados con el Estado Mexicano se encuentran en etapa de producción, mientras que la gran mayoría se encuentran en fase de exploración.

Adicionalmente, gracias a los 111 contratos petroleros adjudicados, México ha logrado:

  • Descubrir nuevos yacimientos o redimensionar los ya existentes, asegurando que existan más recursos y reservas de los estimados inicialmente.
  • Pagos al Fondo Mexicano del Petróleo por más de mil 900 millones de dólares por contraprestaciones y transferencias a Pemex por mil 671 millones de dólares.
  • Generar en los últimos años más del doble de información del subsuelo mexicano de la que se había obtenido en toda la historia de nuestro país, misma que es aprovechada por el Estado para incentivar nueva actividad e investigación de las cuencas mexicanas.

Cabe destacar que las empresas privadas han cumplido al 100% con los compromisos contractuales de inversión comprometida, programas mínimos de trabajo, perforación de pozos, avance en planes aprobados, incorporación de reservas y generación de conocimiento en los plazos establecidos, demostrando así su compromiso con el país.

La industria petrolera privada está lista para seguir invirtiendo en México, tanto en los contratos vigentes, como en oportunidades derivadas de nuevas rondas petroleras.

En AMEXHI estamos convencidos de que el modelo de rondas y asociaciones ha sido exitoso en la medida en que el Estado Mexicano no ha asumido el riesgo de explorar. Al contrario, gana las contraprestaciones que se generan de la actividad industrial, mismas que puede reinvertir en sus planes de política pública para generar bienestar. Asimismo, gana en fortalecimiento de capital humano, en generación de empleos y en desarrollo regional.

La industria que representamos aporta elementos de gran transformación social y económica y puede ser el factor que incline la balanza hacia un México más justo.